Reflexión Coronavirus.

Desde este humilde medio quiero compartir una reflexión sobre los acontecimientos que se suceden. No son circunstancias normales las que estamos viviendo, un virus terriblemente contagioso y bastante dañino se está extendiendo por doquier, nos encontramos confinados en nuestras casas, siendo bombardeados por los medios y redes sociales de noticias negativas que no hacen más que acrecentar la angustia, el miedo e incluso el enfrentamiento con nuestros vecinos por no respetar la distancia de seguridad o no cumplir con el encierro impuesto.

La situación actual es evidente que ha sido creada y provocada, con un fin que desconozco. El desenlace a todas luces, serán grandes cambios económicos y sociales,  que a no ser que tomemos parte en esto. No serán en beneficio de la mayor parte de la población.

Yo tengo una teoría una propuesta de cómo afrontar esta crisis, para invertir el problema y que se convierta en una oportunidad para recapacitar y juntos conseguir lo contrario de lo que pretendían los que crearon esta situación.

Lo primero es dejar de lado el miedo, informarse sin obsesionarse dejar de compartir esas cadenas de mensajes  negativos que solo buscan crear alarma. La gente debe aceptar, entender que la muerte es parte de la vida y que el vivir con miedo no aporta más que sufrimiento.

Por un momento toda esa gente que acude a los supermercados, con mascarilla, con guantes con obsesión porque nadie se les acerque. Acumulando comida  con egoísmo y pensando únicamente en sí mismos y en sobrevivir a toda costa. Que se pongan en la piel del personal sanitario. Personal sanitario como yo con un contrato precario renovaciones mes a mes durante años, sin vacaciones ni días, ni bajas. Ahora con la situación que hay en los centros hospitalarios y la que se va a dar en los próximos días. Desbordamiento descontrol y falta de medios, los que trabajamos sabemos que es casi imposible no verse afectado. Muchos podemos darnos de baja de las listas, quedarnos en nuestras casas durante meses, dedicándonos a acaparar víveres, criticar a nuestros vecinos y quejarnos del mundo como está haciendo la mayoría. Únicamente nos lo impide la responsabilidad y el sentimiento de hacer lo que sabemos que es correcto.

Por eso la segunda clave de la solución es nada más y nada menos que la responsabilidad y la valentía. Afrontar con coraje lo que venga y dar lo mejor de nosotros mismos. Desde aquel que trabaja como yo, en la cocina de un Hospital hasta el más alto cargo del gobierno. Todos absolutamente todos, en nuestro ámbito sabemos que funciona mal y que tenemos que aportar para que las cosas salgan adelante. No como siempre, sino que tenemos que hacerlo mejor. Tenemos que demostrarle a los que han montado este tinglado que no nos asustan que no nos dan miedo, y conseguir que obtengan lo contrario de lo que buscaban. Un mundo más unido, más responsable, más solidario y sobretodo más libre. Únicamente depende de nosotros.

nO TENGO MIEDO 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s